Contenido etiquetado por: cine

- 20-10-2013 | Nereida López Vidales
I Premios de Historia de la Cinematografía y de Alfabetización Audiovisual

cine-aula

El Ministerio de Educación, Cultura y Deporte, a través del Instituto de la Cinematografía y las Artes Audiovisuales (ICAA), ha otorgado por primera vez los premios de Historia de la Cinematografía y de Alfabetización Audiovisual. El jurado ha fallado que el Premio de la Historia de la Cinematografía, en la categoría de Primaria, sea concedido al Colegio Público José Senent de Masarrochos (Valencia) por el trabajo titulado En mi pueblo hay un cine. El Jurado ha valorado que “el trabajo pone de manifiesto la pérdida que supone la desaparición de las salas de cine en el ámbito rural, realzando la contribución de éstas como vertebradoras de espacios y puntos de encuentro social y cultural”.

En la categoría de Bachillerato se ha premiado ¿De qué hablamos cuando hablamos de amor? La construcción histórica del amor, a propósito de la trilogía Matrix, trabajo presentado por el IES de Ames- (A Coruña). Según resalta el Jurado “se ha querido premiar el uso del cine como instrumento pedagógico al emplear las películas como fuentes en sí mismas de análisis y estudio de conceptos filosóficos”

El Premio de Historia de la Cinematografía está destinado a promover el estudio y conocimiento de la historia del cine en España en las diferentes etapas educativas, premiando a los estudiantes de centros docentes españoles, en su caso tutelados por los profesores, por la elaboración de trabajos relacionados con la materia desde el punto de vista histórico, artístico y técnico. Está dotado con 3.000 euros por categoría y diversos premios en especie.

Premio de Alfabetización Audiovisual

Por otra parte, el Jurado ha fallado también el Premio de Alfabetización Audiovisual que ha correspondido, en la modalidad de Primaria, al Colegio Público de Louro (A Coruña), por el trabajo El cine, otra forma de contar historias, con el que se ha querido reconocer “el esfuerzo de este centro en una comunidad rural y su trabajo como dinamizador cultural, así como el desarrollo de materiales didácticos”. El jurado ha hecho mención también a la extraordinaria labor desarrollada por el CEIP Trabenco de Leganés y ha destacado “la calidad y rigor de su proyecto educativo”.

En la categoría de Secundaria se ha premiado el trabajo Un día de cine. Alfabetización audiovisual y crecimiento personal, presentado por el IES Pirámide de Huesca por “la calidad, impacto y efecto multiplicador del proyecto que partiendo del propio centro ha conseguido ser un referente en la Comunidad de Aragón”. El jurado ha querido hacer mención asimismo al centro IES Isaac Albéniz, “por su compromiso con la alfabetización audiovisual y por la inclusión del cine como materia curricular”.

El Premio a la Alfabetización Audiovisual pretende galardonar a los centros españoles que fomenten la alfabetización audiovisual a través del desarrollo de proyectos que se materialicen en la implantación de experiencias educativas, actividades complementarias, materiales curriculares y de apoyo, así como todos los trabajos innovadores que contribuyan a acercar a los alumnos a la cinematografía y el audiovisual. Está dotado con 3000 euros por categoría.

vía: www.panoramaaudiovisual.com

- 11-10-2013 | Nereida López Vidales
‘Panzer chocolate’, la primera película transmedia e interactiva

panzer_chocolate

El primer largometraje transmedia e interactivo simultáneamente, Panzer chocolate, tendrá su estreno mundial en el marco de la 51ª edición del Festival de Cine de Gijón (FICX), en un evento que tendrá lugar el próximo 22 de noviembre en una sesión especial a las 22:30h en el Teatro Jovellanos.

Dirigida y escrita por Robert Figueras y producida por Silencio Rodamos a través de capital privado (con un presupuesto de 1,5 millones de euros), la película se encuadra en un proyecto único en el que el largometraje se complementa con un videojuego para iOS y Android, una novela gráfica, interactividad por móvil y un doble final.

La gran apuesta es el grado de interacción a través del teléfono móvil que une al espectador y la película de una manera nunca antes mostrada: antes, durante e incluso una vez finalizada la proyección.

Gracias a una aplicación instalada en el móvil mediante un código QR, el espectador no sólo podrá interactuar con los protagonistas durante la proyección sino que una vez finalizada tendrá la posibilidad de escoger un final alternativo al narrado a través de un videojuego.

Terror nazi

Panzer chocolate es un proyecto independiente y revolucionario que liga a la perfección con el espíritu del FICX. Narra la historia de un grupo de jóvenes que se adentran en un bunker de la Segunda Guerra Mundial en búsqueda de vestigios nazis pero el lugar, aparentemente abandonado, se revelará como una trampa mortal.

El título de la película gira en torno a la época nazi, ya que “panzer” es el nombre del carro blindado que usaba el ejército alemán y “chocolate” hace referencia a la leyenda que cuenta que a las tropas de Hitler se les suministraban sin su conocimiento barritas de chocolate que contenían metanfetaminas para darles más energía para el combate.

Rodada en inglés y con clara proyección internacional, desde Silencio Rodamos, compañía productora, plantean una distribución ambiciosa pero dividida en fases, en un primer momento centrada en algunos de los mercados más fuertes de Europa (Alemania y Francia), Asia (China e India) y Latinoamérica (México y Perú) para en una fase posterior poder llegar a su distribución en EE.UU.

La película cuenta con un reparto encabezado por Geraldine Chaplin.

vía: www.panoramaaudiovisual.com

- 6-06-2013 | Ocendi
La segunda pantalla llega al cine

2 pantalla

Autor: David Vicente Torrico. Máster en Comunicación.

La crisis agudiza el ingenio, y si no que se lo pregunten a Bobby Boermans, director de APP, el primer largometraje en el que los espectadores participan activamente en el desarrollo de la trama a través de su teléfono móvil.

El cine, en consonancia con el resto de industrias, afronta en los últimos años una difícil coyuntura económica, con un notable descenso en las subvenciones, fundamentales para el cine español, una caída en el número de entradas vendidas y un fuerte incremento de las descargas ilegales.

Ante un panorama tan desfavorable, este proyecto holandés presenta un innovador sistema que pretende completar la experiencia del espectador a través de la descarga gratuita de una simple aplicación (App de film) para smartphones, sin necesidad de realizar inversión alguna por parte de la sala cinematográfica ni de incrementar el coste de la entrada.

El argumento de la película sirve de pretexto para que el público interactúe en tiempo real con lo visionado en la gran pantalla. De este modo, cada espectador recibe en su teléfono móvil los mismos mensajes que la protagonista de manera simultánea, jugando así un papel fundamental en la evolución de la trama. Además, la aplicación también dispone de una completa base de datos sobre el reparto, imágenes del rodaje y contenidos multimedia al margen de la narración principal.

Se trata, pues, de una invitación para no apagar el teléfono móvil al acceder a una sala cinematográfica, lo que, probablemente, supondrá un reclamo para el público más joven.

Innovación a coste cero

La industria cinematográfica, desde sus inicios, ha estado involucrada en un constante proceso evolutivo, tratando de aportar al público un mayor grado de satisfacción a través de mejoras técnicas como la incorporación del sonido, del color y, más recientemente, la imagen tridimensional. Estos avances han dado lugar a una nueva forma de entender el cine, tanto en el ámbito de la producción como desde el punto de vista del receptor, y han sido posibles gracias a importantes inversiones económicas.

Es aquí donde reside la principal ventaja que presenta el proyecto de Bobby Boermann, ya que la posibilidad de interactuar en tiempo real con el relato cinematográfico desde el teléfono móvil no supone coste alguno ni para las salas de distribución ni para el espectador. Desde el punto de vista del productor supone una mínima inversión, apoyado en las sinergias de trabajo que permiten otorgar una mayor visibilidad a los contenidos que envuelven al trabajo final, la película.

De este modo, la convergencia tecnológica ha permitido superar la última barrera en el mercado audiovisual, hasta ahora infranqueable, como es la sala cinematográfica.
Este hecho ha sido posible gracias al desarrollo del teléfono móvil inteligente, comúnmente llamado smartphone, que, desde su aparición en el año 2007, se ha convertido en el principal centro de ocio y consumo audiovisual. Su tecnología, basada en la conexión a Internet y el uso de aplicaciones, ha permitido dar el salto del mero instrumento de comunicación inalámbrico al 8º canal de distribución cultural, por detrás de los medios impresos, el cine, radio, televisión, soportes de grabación o la web.

La popularidad de este tipo de terminales es tal que se estima que casi la mitad de ciudadanos europeos y americanos poseen uno, según el estudio Mediascope Europe (IAB, 2012), mientras que la consultora Screen Digest resalta las más de 7.000 millones de aplicaciones descargadas a nivel mundial en el último año, un 95% de ellas gratuitas.

En un terreno tan fértil como éste, la industria del entretenimiento ha apostado por desarrollar nuevas oportunidades de negocio, por el valor añadido que representa para sus productos.

El cine ha sido el último avance en la industria del ocio dentro el mercado de los smartphones, ya que los grandes grupos de comunicación cuentan desde hace años con una importante comunidad de seguidores a través de sus respectivas apps. El éxito de estos programas radica en la posibilidad de que el público pueda participar en tiempo real en votaciones y concursos, ampliar sus conocimientos relacionados con el relato visionado o, un paso más allá: disfrutar de contenidos exclusivos para los usuarios de las aplicaciones partiendo del programa televisado, en lo que se conoce como transmedia.

Se trata, pues, de ofrecer al espectador un producto personalizado, que le permita interactuar de manera voluntaria en su elaboración, aportando una serie de hipervínculos que mejoran la experiencia del usuario.

La brecha digital

Uno de los principales problemas que plantea el uso de la doble pantalla en el cine es precisamente la ausencia de dicha doble pantalla, dado que no es un accesorio incorporado a la entrada de la sala.

Como señalábamos en el punto anterior, la mitad de los ciudadanos americanos y europeos disponen de un teléfono inteligente, lo que significa que la otra mitad quedaría excluida del público objetivo de la película que analizamos.

Este hecho encuentra su razón de ser en la teoría de la brecha digital, que se define como la imposibilidad de las personas para acceder a los beneficios de la sociedad del conocimiento en función de variables socioeconómicas, produciendo una desigualdad.

No obstante, por el momento, el vínculo creado entre la gran pantalla y el teléfono móvil es accesorio, pues aporta información adicional y su carencia no limita el seguimiento de la trama principal.

Se abre una etapa de consolidación

Como en toda innovación tecnológica, el mercado cinematográfico todavía no se ha planteado hasta dónde pueden llegar sus posibilidades de participación a través del teléfono móvil. Esta interacción con el espectador debe pasar, aún, por una fase de aprendizaje y consolidación, que permitan alcanzar la madurez de un proyecto que aún se encuentra en su estado embrionario.

Por ahora, APP es la primera experiencia. De su acogida entre el público dependerá la popularidad de la segunda pantalla cinematográfica.