Noticias

- 5-07-2011 | Nereida López Vidales
Radio 3.0. Una nueva radio para una nueva era

“Radio 3.0. Una nueva radio para una nueva era. La democratización de los contenidos” es una obra que pretende acercar el momento actual de cambio en la radio a todos aquellos que se sienten atraídos por el medio más cercano. Con prólogo del periodista Diego Carcedo, Nereida López Vidales y Miguel Ángel Ortiz Sobrino han elaborado un exhaustivo trabajo sobre la situación actual de la radio y los retos a los que se enfrenta en el umbral de la web 3.0. El libro analiza con detalle la transformación que está viviendo el medio radiofónico ante las nuevas tecnologías, los nuevos hábitos de las jóvenes generaciones y la aparición de nuevos perfiles profesionales ligados a la implantación de las NTIC en las redacciones.

La obra cuenta con la colaboración de autores de prestigio como Pilar Martínez Costa, Carmen Peñafiel, Manuel Gertrudix, Virginia Guarinos, Fernando Peinado, Francisco García, etc.

diego_carcedo Prólogo del libro por Diego Carcedo

La radio, ayer, hoy y mañana

La historia de la Radio es la historia de una muerte anunciada y de una resurrección gloriosa. Nadie apostaba por su futuro cincuenta o sesenta años atrás cuando de pronto la televisión irrumpió en nuestras sociedades dispuesta a cambiarnos la vida. Los viejos receptores de galena fueron arrinconados para dejar el lugar preferente de las salas de estar a aquellos armatostes dudosamente estéticos que eran los televisores. Feos, sí, pero todo un lujo para las familias con posibles o, cuando menos, con capacidad para endeudarse, que cada noche concentraban a su alrededor a abuelos, padres, hijos y nietos con la misma solemnidad y atención con que acostumbraban a asistir a la misa dominical.

En los medios escritos, periódicos y revistas, se proliferaron durante un tiempo las necrológicas más o menos elogiosas por la radio previsiblemente difunta. Los pronósticos, fundamentados en deducciones lógicas, coincidían: quedaban algunos adictos residuales a la radio pero su supervivencia era cuestión de tiempo, poco. Nadie en su sano juicio iba a perder sus horas de relax escuchando radionovelas o programas de variedades pudiendo escucharlas y además verlas en la pantalla del televisor. No contaban los más sesudos analistas ni en la capacidad de las tecnologías para adaptarse a las diferentes necesidades ni, aún menos, con la capacidad de los profesionales para aprovecharse de las ventajas que ofrecían las nuevas tecnologías.

El descubrimiento de los transistores y su principal desarrollo, la radio móvil, enseguida abrió horizontes inesperados para aquel medio fundamentado en el sonido que, además de ofrecer una enorme capacidad para difundir todo género de mensajes, añadía a sus ventajas la de la rapidez, a menudo incluso la instantaneidad, y sobre todo la accesibilidad que brindaba a los oyentes en cualquier lugar y circunstancia. Leer el periódico o ver la televisión requieren atención exclusiva; es imposible su seguimiento haciendo cualquier otra cosa. La Radio, en cambio, permite su escucha mientras se trabaja, se viaja o se estudia. Esta posibilidad fue la que muy pronto le permitió la recuperación del terreno perdido y, lo más importante, afianzar el futuro que tiene garantizado.

Pero no fue sólo la evolución tecnológica la que logró in artículo mortis que la Radio volviese al primer plano de la comunicación en España y en el resto del mundo, y a recuperar su condición de medio de masas de primer orden. También influyó decisivamente la rápida y eficaz reacción de muchos de sus profesionales que, lejos de aferrarse en actitud suicida a unos planteamientos superados por la competencia de la televisión, supieron buscar y encontrar el hueco que la Radio tenía reservado en exclusiva y llenarlo con nuevas ideas y nuevos formatos inexplorados hasta entonces, pero que, sin duda, merecían el interés de los oyentes y llenaban sus exigencias. Desde ese momento la Radio no paró de recuperar el terreno perdido y de adquirir seguidores incondicionales.

Hay dos ámbitos muy concretos de interés en los que la Radio no ejerce el monopolio pero sí la supremacía: el musical y el informativo. En ambos campos, a los que habría que añadir su desarrollo como medio mundial a través de Internet, tiene la radio su enorme potencial y, partiendo de ese potencial, el reto que le plantea su futuro. Un futuro apasionante para los oyentes y los profesionales que es abordado con el mayor rigor en el análisis y el mejor acierto en los argumentos, por los editores y autores de este libro. He tenido la suerte de ser el primero en leerlo y, por lo tanto, también seré el primero en pronosticarles a quienes me sigan, que su lectura y sus teorías no les defraudarán.

Diego Carcedo
(Ex director de RNE)