Contenido etiquetado por: UIMP

- 2-08-2010 | Nereida López Vidales
II Picnick Festival

II Picnick Festival La Universidad Internacional Menéndez Pelayo comenzará mañana, en el Campus de Las Llamas, las proyecciones de los largometrajes que compiten en la sección oficial del II Picnick Festival, que se celebrará del 3 al 7 de agosto mostrando lo último en creación audiovisual, performance y videoinstalación.

Así, el Paraninfo de Las Llamas albergará las sesiones de ‘Europicnick’ en pases que comenzarán a las 18.00 y a las 20.00 horas. Los espectadores podrán ver ‘Amanecer en Asia’, de Dionisio Pérez Galindo, el martes a las 18.00 horas y el viernes a las 20.00 horas. El film cuenta cómo lejos de su casa, en un lugar indeterminado del tercer mundo, una mujer salva la vida de un desconocido.

El miércoles a las 20.00 horas y el viernes a las 18.00 será el turno de la película de Aitor Gaizka ‘The symmetry of love’, que narra el comienzo de una relación entre dos jóvenes a raíz de la aparición de una agenda en las calles de Londres.

El martes, a las 20.00 horas, se proyectará también ‘Branding Kosovo’, un viaje personal a la creación de un nuevo estado europeo dirigido por Diego Hurtado de Mendoza. Un día después, el miércoles, Las Llamas exhibirá la película ‘Los minutos del silencio’, de Rafael Robles Rafatal, que narra la historia de un periodista que se traslada a un entorno rural para investigar una misteriosa muerte.

Además, la UIMP colaborará con otra de las secciones del festival, ‘Packnorama’, en la que se mostrará al público una selección de las películas más destacadas del último cine europeo. Las sesiones se celebrarán al aire libre, en la Campa de La Magdalena.

La selección de obras está compuesta por las películas ‘Vacaciones de Ferragosto’, de G. di Gregorio (Italia); ‘Bienvenidos al Norte’, de Dani Boon (Francia); ‘Al otro lado’, de Fathi Akin (Alemania), y ‘Déjame entrar’, de John Ajvide Lindqvist (Suecia), que se proyectarán el martes, miércoles, jueves y viernes, respectivamente, a las 22.00 horas.

- 29-07-2010 | Nereida López Vidales
La ficción nos introduce en la vida de los demás

Volpi En el marco de los cursos de verano de la UIMP en Santander, el escritor mexicano Jorge Volpi ha manifestado hoy que la literatura es “una adaptación evolutiva que nos ayuda a sobrevivir de mejor manera (…) :“Uno es mucho más rico cuantas más historias de ficción recibe”, recalcó.

En sus clases, el narrador mexicano habla de la relación que la inteligencia, la conciencia y las emociones tienen con la literatura y de cómo funcionan las llamadas neuronas espejo, que investigan “cómo son interiormente los otros” a través de la “emulación y la empatía”, el “mismo mecanismo que funciona en la literatura”, tal y como explicó.

Por este motivo, consideró que “la única manera en la que podemos imaginar qué significa ser otras personas es a través de la ficción”, que permite “introducirse en las vidas de los demás” y comprender “cómo sienten”.

Por otro lado, preguntado acerca de si contempla escribir algún libro que hable sobre la guerra contra el narcotráfico que se está librando en su país, el autor de ‘El fin de la locura’, respondió que está interesado en retratar esta situación “terrible” y “muy complicada” en un futuro que no concretó.

Libro electrónico

En otro orden de cosas, y en respuesta a preguntas de los periodistas, Volpi manifestó que “poco a poco el libro electrónico se está convirtiendo en un instrumento muy ventajoso” y restó importancia al soporte libro, “una herramienta tecnológica como cualquier otra”.

De esta manera, y aunque reconoció que “existen muchos fetichistas del papel”, dijo que “lo importante es la literatura y no los libros” y aseguró que si el soporte electrónico consiguiera ser “tan barato que pudiera sustituir al papel” a él no le importaría “en absoluto”.

Al respecto, manifestó que “lo esencial es la transmisión del conocimiento” y que para ello es necesario que “haya bibliotecas cerca”. “Eso es algo que en España ocurre, pero en países como México la aparición del libro electrónico a buen precio puede sustituir a las bibliotecas que no existen”.

- 26-07-2010 | Nereida López Vidales
El arte de contar lo que sucede

Inauguración Encuentro Narrativa y Periodismo.jpg El director de la Cátedra de estudios iberoamericanos Jesús de Polanco, Joaquín Estefanía, ha afirmado hoy en Santander que el periodismo está afectado “desde dentro y desde fuera” por “una tormenta perfecta”, resultado de la confluencia de la crisis económica mundial en los medios de comunicación y las transformaciones tecnológicas que, a su juicio, “está incidiendo en sus señas de identidad”.

En este sentido, advirtió también de la amenaza que representan para la profesión los “enemigos de la libertad de expresión” ya que, según dijo, no utilizan como antaño en todos los casos “la brutalidad de la censura”, sino “la condicionalidad de las ayudas para determinar los contenidos, la asfixia de lo que avasalla y la mezcla de mucha comunicación y poca información para impedir la diferenciación entre lo significativo y lo aleatorio”.

Estefanía hizo estas declaraciones en la inauguración del Encuentro ‘Narrativa y periodismo. El arte de contar lo que sucede’, organizado por la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP), en la que también participaron el presidente de la Fundación Santillana, Ignacio Polanco; la directora de la carrera de Periodismo en el Instituto Tecnológico de Monterrey (México), Ana Cecilia Torres, y el rector de la institución académica, Salvador Ordóñez.

Durante su intervención, el director de la Cátedra de estudios iberoamericanos Jesús de Polanco explicó, además, que el periodismo sufre las consecuencias de los “abusos, errores y deficiencias” de los profesionales, como por ejemplo, “el uso deficiente de la gramática o la utilización pobre del lenguaje” que, para él, “muchas veces son sinónimo de desconocimiento y otras de velocidad”.

“Como decía el mítico director de The Washington Post Ben Bradley, los periodistas echan muchas veces gasolina en el primer sitio que ven humo sin determinar qué es lo que echa ese humo y por qué”, recordó Estefanía, para quien “las llamas resultantes podrían considerarse un incendio premeditado y no periodismo”.
Estefanía aseveró que un periodista no es un novelista, aunque sus materiales contienen un poderoso aliento de ficción; tampoco un sociólogo, pero en su proyecto habita una sociología práctica y cotidiana y no es un historiador, a pesar de que de las hemerotecas y de los archivos los historiadores extraerán parte de la materia prima con la que trabajarán.

En la misma línea hizo hincapié en que el profesional de los medios de comunicación “no es un político ni tiene por qué ser un personaje público”, si bien comentó que su cercanía con el poder “puede emborracharlo y hacerle creer que es un agente de la gobernación de un país”. “El periodista puede entenderse como una suma de lo que no es, lo que no acabamos de ser es lo que somos”, concluyó Estefanía.