Contenido etiquetado por: UIMP

- 5-08-2010 | Nereida López Vidales
Un exceso de autocensura

Eduardo Arroyo El pintor, escritor, escenógrafo y periodista Eduardo Arroyo ha criticado lo que denomina “sovietización del arte” causada por la “fuerte presencia del Estado” al tiempo que ensalza el papel de “lo privado y el libre juego de la oferta y la demanda en el mercado” por ser, en su opinión, “sinónimo de libertad”.

“Hay una burocracia muy fuerte, redoblada en España por la pujanza de las autonomías”, lo que crea “un mundo encorsetado, excesivo y numeroso -de artistas- donde se practica demasiada autocensura”, aseguró Arroyo en rueda de prensa con motivo de su participación en el curso ‘El autor y su obra’, organizado por la Universidad Internacional Menéndez Pelayo.

En este sentido, reconoció la necesidad de la ayuda estatal en “museos y teatros nacionales, la fijación de colecciones o la ópera”, pero dijo no gustarle que haya “pintores que trabajen para el Estado”, es decir, “un cierto tipo de producción artística que es de encargo y no pasa el filtro doloroso de la ley de la oferta y la demanda”. No obstante, reconoció que sólo había aceptado encargos para proyectos que requerían el apoyo de las instituciones, como los decorados de una ópera.

Así mismo mostró su “preocupación” por “las listas cerradas de los museos”, a las que definió como “cada vez más previsibles”. “Es poco sano que los museos de arte contemporáneo tengan casi siempre los mismos artistas, imposibles de cambiar”, como si se creara “una zona de exclusión”. Por el contrario, puso de relieve “la pluralidad de las ferias de arte”, donde todas las obras se exponen “unas al lado de otras”, lo que quita la “vanidad” a los autores.

Por otra parte, habló sobre su actual proyecto de elaborar una Guía del Museo del Prado, en la que dijo estar “a mitad de camino”. Se trata de “una elucubración personal”, una guía “desenfadada e irónica”, que no pretende “sacralizar”, sino que la gente recorra el Museo “con más desenvoltura, autoironía y libertad”, añadió.

Respecto a su actual producción artística, Arroyo explicó que en estos momentos comienza una cadena de exposiciones, que incluye una muestra de esculturas nuevas en Barcelona, otra en Palma de Mallorca, que se expondrá en el Museo Baluard y se llamará ‘Pintura y literatura’, y otra exposición de collage con un pintor haitiano en Francia.

Preguntado por su opinión de las críticas realizadas a Barceló, afirmó que éste es “un gran artista tremendamente combatido injustamente”. Además, le calificó como “un hombre inteligente y culto”, aunque, “sujeto a la crítica como todos”.

- 5-08-2010 | Nereida López Vidales
La privatización del teatro contemporáneo

Andrés Lima El actor y director Andrés Lima lamenta que “cada vez sea más difícil” desarrollar propuestas de teatro contemporáneo, con “nuevas ideas interesantes” surgidas a la luz de la “libertad genial y el eclecticismo” de autores, directores y actores que han aparecido en escena en los últimos años, ya que “se tiende más a la privatización absoluta del teatro público y se vende a la comercialidad”.

Así lo expresó en rueda de prensa el director de la compañía teatral ‘Animalario’, que imparte esta semana en la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP) el ‘Taller de interpretación para actrices y actores profesionales. La amistad y la mentira’, en el que transmite a sus alumnos las herramientas que aprendió de sus “maestros y la experiencia”, con el objetivo de crear “un lenguaje común”, en el que impere “el compromiso” y una manera de entender el trabajo como “una cuestión personal”.

“El hecho teatral es una aventura”, reconoció Lima, que hace ya unos años se embarcó en la compañía ‘Animalario’, un proyecto colectivo en el que se apuesta por obras arriesgadas y sin ataduras, con la reflexión y la denuncia por bandera, y que ha sido merecedora de numerosos galardones, entre ellos, nueve de los doce a los que optaba en la última edición de los Premios Max por ‘Urtain’.

“No sé qué tipo de teatro es. No sé qué nombre tiene y eso por un lado me tranquiliza, porque así intento no encasillarlo”, dijo, al tiempo que consideró que en los últimos años de producción teatral “hay algo bonito que ha salido del eclecticismo, una libertad enorme que está fuera de estilo y de género”.

Sin embargo, Lima afirmó que la existencia de “una corriente artística interesante” no está, en la actualidad, acompañada de una “corriente política” que ayude a desarrollar proyectos, una empresa “muy difícil”, máxime en una situación de crisis económica en la que “los recortes” presupuestarios atacan a “la primera ‘maría’ tonta: la cultura”.

En este sentido, opinó que existe una “desatención” por parte del Estado al teatro y la cultura en general, con lo que “se hace muy difícil hacer giras y circuitos” y las compañías han de recurrir a “ganchos, actores famosos y comedias ligeras”.

Falstaff
Por otro lado, Lima avanzó que entre sus próximos proyectos se encuentra la dirección de una película de la que no pudo adelantar mucho, pero de la que sí dijo que “será un auténtico despropósito” y estará guionizada por Juan Cabestany, el autor de ‘Urtain’.

Antes, estrenará el 18 de marzo su próxima producción, ‘Falstaff’, un montaje para el Centro Dramático Nacional inspirado en el personaje que Shakespeare creó para su obra ‘Enrique IV’, pero que no pretende ser “un rescate museístico” de esta obra, sino “una visión personal” de ese “gordo genial que va más allá de Shakespeare y que es una postura, una manera de enfrentarse a la vida y la muerte”.
De este modo, Lima contará con “un equipo de actores de los que suele arriesgarse”, compuesto por Isabel Ordaz, Ernesto Alterio, Gonzalo de Castro y Carlos Canut, entre otros, y capitaneado por él mismo, para ahondar en temas como “la amistad, la mentira, la política y las relaciones personales”.

- 4-08-2010 | Nereida López Vidales
“Lo que me queda por vivir”

Elvira Lindo La escritora Elvira Lindo ha asegurado que su próxima novela, que se presentará el 3 de septiembre en Madrid con el título ‘Lo que me queda por vivir’, narra la historia de una mujer joven, un poco perdida y confusa, que trabaja en la radio y vive sola con su hijo pequeño en el Madrid de los años ochenta.

“Es el personaje que más se parece a mí y a mi vida” y aporta “una voz más personal que el resto de novelas que he escrito”, dijo la novelista, que es la protagonista de los ‘Martes Literarios’ de esta semana y directora del ‘Taller de cuentos: Chejov y compañía’, que organiza la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP).

En este sentido, señaló que habitualmente ha aparecido “disfrazada de numerosos personajes tanto en los libros, como en el cine o el periódico”, pero mencionó que últimamente en los artículos periodísticos se acercó más a “quien es” y no a “una voz disfrazada por un personaje cómico”. En concreto, esta novela le ha llevado, dijo, a “escribir algo de un mundo que conocí personalmente”.

Así mismo, explicó que “el humor es un disfraz” y “llega un momento en el que te planteas hacer otras cosas”. “El problema es que los lectores son más conservadores que tú y quieren que hagas lo que has hecho siempre” y “la crítica te encasilla”, sostuvo, por lo que hay que hacer “un esfuerzo” para que eso “no influya”.

Lindo explicó que ha pasado “mucho tiempo” -cuatro años- desde que publicó su anterior novela ‘Una palabra tuya’ y le ha “costado mucho”, lo que en su opinión significa que es “algo más personal y especial”. Así, dijo sentirse “satisfecha e impaciente por que lo tengan los lectores en las manos”.

Respecto a la elección del título de la obra, la escritora comentó que coincide con el nombre de un bolero de la cantante Omara Portuondo y que la letra se parece al argumento del libro. “Este bolero lo han hecho para mí”, pensó cuando lo escuchó por iTunes. Por este motivo, una persona –a la que no identificó- cantará el bolero durante la presentación del libro en Madrid.

Preguntada por la movida madrileña, destacó que no le gusta el término, puesto que “murió mucha gente por las drogas”. No obstante, considera que “culturalmente supuso una ruptura con la cultura joven antifranquista”, es decir, “la estética pasó a ser más ecléctica, moderna y libre”. “España tuvo que pasar por esa fiebre que fue la movida para convertirse en un país más moderno”, añadió.

Así mismo, la escritora criticó que “España se ha hecho muy partidista” y “los partidos inundan nuestros debates y a veces nuestras vidas, amistades y enemistades”. Por tanto, opinó que “se ha ejercido mal la democracia” porque “la política constriñe” y cuando las personas no pueden “opinar libremente si lo que piensan no es políticamente correcto y se cohíben”, se entra en “una dinámica mala”, en la que lleva el país desde “hace unos años”.

“Los medios de comunicación se han dejado arrastrar por la política, que inunda todo”, comentó al recordar su trabajo en Radio Nacional. “Tenía mucha conciencia política y social”, dijo la escritora, pero también “había muchas ganas de divertirse y de que lo político no se colara por todos los rincones de la cultura”, agregó.

Como directora del Taller de cuentos, Elvira Lindo afirmó que no descarta escribir este género en un futuro, aunque “en España se práctica menos” y los lectores tienen “menos afición que por las novelas”. La escritora apuntó a que los periódicos españoles no han ofrecido la posibilidad real de que el cuento fuera una sección importante y muy seria dentro de los mismos como una de las razones por las que no se ha logrado una mayor difusión.

Precisamente, puso como ejemplo a los diarios de los países anglosajones, que publican cuentos no sólo en verano. De hecho, Estados Unidos es un país que “aprecia los relatos cortos” por “su propio carácter nacional”, en la línea de que “no hace falta leer un novelón para pensar que se lee algo importante”.