Contenido etiquetado por: microsoft

- 3-09-2014 | Nereida López Vidales
Adiós al messenger…

messenger

Antes de que existiera WhatsApp existió el Messenger de Microsoft. Presentado en 1999 y de nombre MSN Messenger (Microsoft Network Messenger) fue la primera aplicación de chat que conocieron muchos internautas, especialmente porque en aquellos años gloriosos para Internet –entre 1995 y 2000– supuso también la primera experiencia de muchos de ellos a la hora de navegar por la web, utilizar el correo y otras aplicaciones.

Precisamente estos días el Live Messenger, que es como es conocida su más reciente encarnación, está cerrado sus puertas para siempre. 15 años de gloria, de millones de usuarios dejando mensajes y respuestas y de miles de millones de mensajitos, de «te quiero» de citas, bromas y de todo tipo de historias alegres, tristes o cautivadoras que nunca llegarán a conocerse.

El caso es que sus días estaban contados desde que Microsoft adquiriera Skype, una empresa de mensajería y comunicaciones con productos competidores tremendamente similares. Aquella compra le supuso un desembolso a la compañía fundada por Bill Gates ni más ni menos que 6.000 millones de euros y ha sido la mayor transacción de este estilo realizada por Microsoft.

Tres años resistiéndose a desaparecer

Así que, una vez soltado el dinero por Skype y con esa nueva joya de la corona en sus arcas, ¿qué sino un triste final se podía presagiar para el Messenger de toda la vida? Bastante ha durado aguantando tres años más, porque muchos lo habrían cerrado de inmediato para dejar clara la estrategia de la compañía.

Pero ni esa estrategia ha estado a veces muy clara ni Skype ha conseguido destronar a otras aplicaciones como Whatsapp o el Messenger de Facebook en según qué países y entornos – algo que por cierto es muy variable según las regiones, en parte por temas tecnoculturales, en parte por razones históricas. En aquel momento, hacia 2011, el Messenger tenía alrededor de 320 millones de usuarios, de los que se han mantenido alrededor de 100 millones. Hoy en día Skype debe haber superado los 300 millones – pero se desconocen las cifras tras el cierre y traslado de los usuarios de uno a otro.

En su día el Messenger de MSN funcionaba sobre todas las plataformas de Microsoft (Windows, Xbox, etc.) y también sobre iOS y Mac OS X, los teléfonos Symbian (principalmente Nokia) y las BlackBerry. Llegó a estar traducido a 50 idiomas.

Los emoticonos que conocimos con Messenger

El software era relativamente sencillo de utilizar e iba preinstalado en muchos sistemas. Con una cuenta se podía acceder rápidamente a conversaciones de texto con los amigos; poco a poco se le incluyeron funciones muy populares como la transferencia de archivos, los emoticonos, o las conversaciones de voz. Cuando Microsoft pasó a renombrar muchos de sus servicios como Live, otro tanto le ocurrió al Messanger. Durante esa época se añadieron funciones como llamar a teléfonos fijos, diversos sistemas de autentificación y mejoras de seguridad requeridas para esa época.

Las batallas que tuvo que librar el Messenger fueron muchas y muy variadas: desde la interoperatividad con otras plataformas de chat –que vetaban que el software de Microsoft pudiera «hablar» con otros usuarios– a guerras contras los spammers, que enviaban mensajes a diestro y siniestro a todos los usuarios.

El final del Messenger se produjo hace relativamente y no ha podido ser más microsoftiano: anunciado como una «actualización» (es decir: acuñando un nuevo eufemismo para «cierre de un servicio»), se realizó trasladando a los usuarios poco a poco de Messenger a Skype, por países, ofreciéndoles en algunos casos algunos créditos para atraerlos al nuevo servicio. Los últimos, al parecer de Brasil y China están siendo trasladados todavía, aunque en China el plan es pulsar el Gran Botón Rojo que apague el servicio el 31 de octubre de 2014. Un final muy propio para Halloween, digno de un software que marcó época que quedará en el entrañable recuerdo de millones de personas.

vía: www.rtve.es

- 28-06-2012 | Nereida López Vidales
Es lo mismo… pero no es lo mismo

nexus 7 y Hero

Post by Fernando Blanco

En la última semana Microsoft y Google han celebrado importantes congresos en los que han desvelado nuevo hardware destinado a hacer la competencia más agresiva y directa a Apple que se recuerda. Hasta aquí todos de acuerdo, pero ¿realmente se trata de competir con dispositivos parecidos en segmentos parecidos? Aquí surge la gran divergencia, mejor explicamos pormenorizadamente antes de sacar conclusiones erróneas.

Hace una semana Microsoft presentaba la Surface, una familia de tablets que bajo su propia marca muestran lo mucho que puede ofrecer su próximo sistema operativo, Windows 8, en esta clase de dispositivos.

Históricamente la relación de los de Redmon con el hardware es un eterno y continuo viaje entre el amor y el odio y viceversa. A pesar de ser inventores de productos imprescindibles en la informática como el ratón, de dispositivos sorprendentes como la mesa con pantalla táctil también llamada Surface o la consola superventas Xbox 360 con el reconocimiento de movimiento Kinect, también han creado sonados fiascos como el reproductor multimedia Zune o la efímera línea de smartphones Kin. Pero a pesar de estos dos últimos estrepitosos fracasos, lo vuelve a inventar y con un prestigio más que renovado gracias al próximo lanzamiento de su sistema operativo Windows 8.

Las Surface son dos tablets que, aunque de apariencia sean similares y monten el mismo sistema operativo, Windows 8, no lo hacen en idéntica versión, llevando una su versión RT de arquitectura ARM, tal y cómo funcionan las tablets y smartphones de otras compañías y la versión Windows 8 Pro para la otra Tablet.
Pro significa que es una tablet con arquitectura Intel de características similares a las de cualquier portátil o PC, lo que viene a suponer algo muy sencillo: puede ejecutar programas como el Office o Photoshop.
nexus 7 y Hero La salida al mercado de las Surface será en otoño de 2012 coincidiendo con el lanzamiento del Windows 8 aunque su precio sigue siendo una incógnita con la que se está especulando mucho.

Google por su parte, del que se llevaba rumoreando más de un año que lanzaría su propia tablet como en su momento hizo con los smartphones, los Nexus, tampoco ha defraudado en la pasada conferencia Google I/O 2012 lanzando la Nexus 7.

La Nexus es una tablet de 7 pulgadas fabricada por Asus que cuenta con un procesador Tegra de cuádruple núcleo y la última versión de sus sistema operativo Android, el 4.1 Jelly Bean. Su precio 199$ para la versión de 8 gigas, su nicho de mercado, hacer una competencia directa y despiadada al Amazon Kindle.

Las novedades de Google no se han quedado ahí en una tablet buena, bonita y barata; tampoco en presentar la evolución de sus sistema operativo que incorpora grandes novedades en lo que parece un guiño a los sistemas de búsqueda semánticos, plagio de ninguna otra firma. Sino que además de sus famosas gafas virtuales Google Glass, ha presentado un reproductor multimedia, el Nexus Q. ¡Anda mira, como el Apple TV! No, ni por asomo. Que dos dispositivos hagan cosas parecidas no significa que sean la misma cosa, de hecho, aplicando ese mismo silogismo, el Apple TV es un plagio de los reproductores de vídeo Beta, porque hacen lo mismo ¿no? Reproducen vídeo.

El Nexus Q, es un reproductor multimedia que va más allá, es la plataforma de Google para que mediante su acceso se pueda comprar películas, series y música de su tienda de aplicaciones; es un dispositivo capaz de reproducir contenidos en la nube de Google y distribuirlos a distintos dispositivos Android, y todo bajo Android 4 y un diseño impactante.

Así que tras una semana de presentaciones tenemos toda una serie de dispositivos para competir contra Apple ¿no? Si y no. Muchos bloggeros se han apresurado a criticar las tablets de Microsoft y Google haciendo un gran ejercicio de ignorancia: que si las de Microsoft van a ser muy caras, que si la versión RT no es tan potente, que si Google va a la estela de Apple sin llegarle a la suela de sus zapatos…

De Microsoft cabe destacar su versión Pro, la que es capaz de ejecutar cualquier programa Windows. No hay que olvidar el sector profesional, que deja mucho más dinero que el de los frikis y nerds tecnológicos y que hacen un gran uso de dispositivos portátiles para su trabajo, nicho que no cubre Apple: ventaja para Microsoft. Por parte de Google, el Nexus 7 es una tablet de grandes prestaciones, precio contenido y tamaño compacto, no hay que olvidar que aunque Apple considera las casi diez pulgadas de su dispositivo como el tamaño perfecto, muchos prefieren un dispositivo algo más pequeño, y aquí las siete pulgadas de Google mandan.

En definitiva, Android y Windows 8 son sistemas operativos que con cada vez mayor personalidad han encontrado su propio camino en el encarnizado mundo de la portabilidad. Microsoft y Google son conscientes de que mediante el desarrollo de sus productos pueden dar mayor lucimiento a sus sistemas operativos y que si quieren triunfar en el difícil mundo del hardware tienen que hacer lo mismo pero sin ser lo mismo. Apple ha marcado una hoja de ruta muy clara, con sus errores y sus aciertos, y conscientes de estos factores el resto de fabricantes están luchando para construir nuevos dispositivos con identidad propia destinados a complementar un mercado, en el que muchos creen que no hay medias tintas, que se está con Apple o contra ella; y lo cierto es que es así, pero no lo es.

- 5-06-2012 | Nereida López Vidales
Los juegos toman el mando

ios-5-display-mirroring-via-airplay

Post by Fernando Blanco

Acaba de inaugurarse el E3, la feria del ocio digital más importante del mundo y parece que los grandes fabricantes parecen ponerse de acuerdo en lo mismo: la pantalla del televisor no es suficiente para tener una experiencia de juego total.

Sony y Microsoft se suben al carro que Apple y Nintendo están liderando en torno a nuevos sistemas de control para jugar en el salón. Apple abrió la veda al presentar el iPad 2 que ofrecía mediante el sistema de conexión multimedia Air Play la posibilidad de transmitir audio y vídeo de un juego de modo inalámbrico a un televisor conectándose con el Apple TV. De esta forma la pantalla principal del juego se convertía en el televisor mientras que la del iPad se convertí en un monitor secundario donde se mostraba información adicional además de funcionar como mando. Por ejemplo, en un juego de carreras, el circuito y los vehículos que se compiten se ven en la televisión mientras que la pantalla del iPad mostraría los relojes del vehículo y el mapa del circuito.
Este sistema pronto fue adoptado por Nintendo para la Wii U que, tras su presentación hace un año, todavía no ha salido al mercado. El mando de la Wii U posee una pantalla táctil que tiene las funciones de pantalla secundaria que mostrará información adicional y control alternativo para ciertos juegos.

Ahora le ha tocado a Microsoft y Sony hacer lo propio; los de Redmond han presentado Microsoft SmartGlass, una aplicación compatible con iOS, Android y Windows Phone que permitirá una interacción con su consola Xbox aún mayor. El Smartphone y la Tablet se convierten de esta forma en mando, pantalla secundaria o incluso soporte alternativo de reproducción de los contenidos del universo Xbox.

Sony, por su parte, ha presentado el sistema Cross Controller que permitirá el uso de su consola portátil PS Vita como mando para la Play Station 3 o del mando SixAxis de la consola como sistema de control jugando con la Vita. De momento este sistema de control intercambiable de Sony está limitado a un par de títulos y configuraciones pero en esencia su tendencia es la misma que con los otros fabricantes, crear nuevas vías de interacción con el juego para mejorar la experiencia de usuario.

Ahora que el hardware ha mostrado un nuevo camino habrá que ver si es seguido por la industria de los videojuegos, si realmente el uso de nuevos sistemas de control y la asistencia mediante pantallas secundarias facilitan o entorpecen el desarrollo de un juego, y si al final habrá que reescribir el dicho de “Quién tiene el mando, tiene el control” por algo así como “Quién tenga la Tablet, tiene el control”.