Noticias

- 1-09-2010 | Nereida López Vidales
Tonucci y la “Ciudad de los niños”

 
La ciudad de los niños - Tonucci

El pedagogo e impulsor del movimiento ‘Ciudad de los niños’, Francisco Tonucci, asegura que “cuando hay menores en la calle, la ciudad es más segura y disminuye el número de delitos”, ya que, según dijo, se crea “un ambiente incómodo para los delincuentes”. En este sentido, reivindicó “devolver a los niños la autonomía en su propia ciudad” y que puedan “aprovechar los espacios públicos como y cuanto quieran”. 

“En la ciudad actual los niños han perdido el derecho a salir de casa solos o con amigos para jugar” y “son controlados la mayor parte del día”, afirmó Tonucci en rueda de prensa junto la profesora de Pedagogía Musical y doctora en Filosofía y Ciencias de la Educación Andrea Giráldez, con motivo de su participación en el Curso de formación del profesorado de Educación Primaria ‘Desarrollo de competencias básicas’, organizado por la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP).

“Para combatir la obesidad infantil es necesario que los  niños puedan moverse libremente por las ciudades” explicó el pedagogo, quien lamentó que, actualmente, apenas tengan tiempo libre para jugar  porque, en su opinión, “se pasan casi todo el día entre la escuela, las academias y delante de la pantalla del ordenador”.

En la misma línea, apuntó que las actividades deportivas que los menores realizan por la tarde “no son adecuadas” ya que, según dijo, se trata de “un movimiento controlado por otros, en el que hay que seguir  las reglas de un entrenador”. “No es que los niños jueguen al fútbol, sino que estudian el fútbol”, matizó.

Tonucci también se refirió a problemas como el bulling, la sexualidad precoz no controlada, los accidentes o el suicidio que tradicionalmente son considerados como “dramas de la adolescencia” cuando, para él, deberían ser interpretados como “consecuencias de equivocaciones en la infancia”. “Los niños que no han podido correr riesgos adecuados a su edad los asumirán con mucho más peligro a los 16”, señaló Tonucci, quien apuntó que estos menores “acumulan ganas de experimentar, que se descargan cuando tengan suficiente autonomía, en la adolescencia”. 

El creador de la ‘Ciudad de los niños’  apostó por “otra manera de pensar la ciudad” que no tenga como prioridad el coche sino la persona. Así, recomendó que “el nivel cero de las urbes sea ocupado por los peatones, para que puedan andar por la calle sin bajar ni subir”, es decir, como “una acera que cruza la calle”.

“Con la utilización de los coches particulares se está privatizando la ciudad, en detrimento de los niños, y se ha dejado de tener en cuenta el espacio público”, lamentó Tonucci, quien  aseveró que “los niños no quieren espacios para ellos, sino poder compartir los lugares públicos con los adultos”.

Respecto a la repercusión de su proyecto, Tonucci explicó que actualmente cerca de 200 ciudades -la mayoría italianas y argentinas- están adoptando sus ideas y recordó que Barcelona, Valencia, Madrid y Salamanca “también están poniendo en práctica algunas de sus iniciativas”.

En este sentido, puso como ejemplo el programa ‘Madrid a pie’, promovido junto al Ayuntamiento de la capital para que “los niños puedan ir andando solos al colegio”. Respecto al resultado de esta iniciativa, Tonucci insistió en que “los pequeños que van solos a la escuela son más puntuales que los demás” porque aprenden “reglas interiores y  costumbres”, que llevan a cabo por sí mismos.