Noticias

- 12-09-2010 | Nereida López Vidales
La relación de los jóvenes y la televisión en la era internet

 
Relación de los jovenes y  la televisión Los jóvenes han dejado de ver la televisión porque no les gusta el modelo que han heredado, pero sin embargo todavía son muchos los que consideran que es el mejor medio de entretenimiento. En este caso, hablamos de aquellos situados entre los 18 y los 25 años, quienes confiesan ver menos horas de televisión que sus inmediatos seguidores en edad a la par que describen perfectamente algunos programas, sus horarios y protagonistas. También son el segmento juvenil que menos cambiaría la televisión en cuanto a formatos; lo haría alterando el orden de la programación, contando con más profesionales de los medios, eliminando publicidad y otros elementos amplificadores del condicionamiento empresarial, etc., pero son una generación que no ha apagado del todo el televisor.

La siguiente generación, los adolescentes situados entre los 14 y los 17 años de edad, muestran una tendencia diferente. El 54% de los encuestados no titubean al señalar la opción de Internet como “medio de entretenimiento” preferido, frente al 25% de sus mayores. En este aspecto hay que remarcar varias conclusiones:

-la prensa escrita es el medio de comunicación que más terreno ha perdido en el universo del ocio y el entretenimiento; del 14% de los jóvenes de 18 a 25 años que señalan a los periódicos como una de sus fuentes de entretenimiento habituales, se pasa al 2% de los adolescentes. Las revistas, a pesar de ser un medio escrito y mayoritariamente de papel en las consultas manifestadas, triplican el ratio entre los jóvenes de 14 a 17 años aunque se mantienen más bajos que los periódicos y la radio entre los adultos de hasta 25 años.

-la radio mantiene un discreto 6% en el hábito de los más jóvenes, incrementándose notablemente a medida que crece la edad, hasta un 13% en el caso de los de 18 a 25 años.

-el cine pone de acuerdo a ambos segmentos: un 20% de nuestros jóvenes sigue, independientemente de su edad, enganchado al cine. Una de las variables que muestra inalterable, al menos en gustos y preferencias, la estimación incondicional por el cine nacional e internacional es la demanda de su aumento en la oferta televisiva y que haya sido el “formato”  más elegido por todos los entrevistados como el primero de sus preferencias: un 20% de los jóvenes entre los 18 y los 25 años, y un 15% de aquellos entre los 14 y los 17 años.[1]

-la televisión es la opción preferida y habitual de un 16% de los jóvenes de 18 a 25 años, y desciende hasta el 13% entre los adolescentes. Aún así, el descenso es menos significativo que en el caso de otros medios de comunicación tradicionales.

-por último, Internet es la opción primera para todos ellos: hasta un 54% de los más jóvenes y un 25% de los jóvenes de 18 a 25 años confiesan su predilección por Internet como plataforma para visualizar, modificar, reproducir… contenidos diversos.

Medios de televisión 14 y 17 años

A pesar de que los datos anteriores señalan una tendencia importante en el futuro consumo de contenidos audiovisuales entre los sectores más jóvenes de la sociedad, el dato quizá más rupturista y que habrá que observar a medio plazo es la consideración de Internet como “medio de comunicación” que refieren los encuestados y las dificultades que manifiestan los más jóvenes a la hora de identificar a medios tradicionales como la radio o la prensa como “medios de entretenimiento”. Para éstos, las opciones se ciñen a internet, cine y televisión; el resto pasa totalmente desapercibido. En este sentido, sería interesante poder realizar la misma encuesta a estos jóvenes dentro de 3-4 años para comprobar si sus hábitos han cambiado y se acercan más a los de generaciones anteriores o si, por el contrario, son la punta de lanza de una metamorfosis cultural.

El cambio de hábitos de consumo de medios entre los jóvenes está relacionado con los nuevos soportes, la multiplicación de “pantallas” y la aparición de un nuevo tipo de contenidos: contenidos fragmentados para audiencias fragmentadas. Es el fenómeno de la “youtubización de la televisión”, donde el consumo de vídeos de información y entretenimiento va en aumento entre los jóvenes. Se trata de un consumo diferente al de la televisión tradicional. Los jóvenes prefieren contenidos a la carta, y demandan contenidos diferentes para dispositivos diferentes.

Ante el gran reto que ha supuesto la implantación de la TDT y todas las posibilidades que supone en cuanto a la participación de la audiencia e interactividad a través de múltiples canales, la industria no debe olvidar que, con independencia del soporte, el contenido novedoso será lo que realmente enganche a los jóvenes.


[1] Esta proporción es significativa si tenemos en cuenta que sólo la oferta de ficción (series, dramedias, sit com) sumada consigue batir esta media en ambos segmentos sociológicos.