Noticias

- 17-09-2010 | Nereida López Vidales
El FCM-PNR premia la soledad de posguerra de Ori

El drama sobre la soledad de una Georgia que acaba de atravesar las penurias de un conflicto armado ha cautivado al jurado oficial de la 19ª edición del Festival de Cine de Madrid – PNR. El jurado, compuesto por Raúl Alda, Mónica Laguna y Manuel Martín Cuenca, otorgó el primer premio, dotado con 7.000 euros, a la película de Miguel Ángel Jiménez, que recogió el premio en la gala que puso punto y final a una intensa semana de cine. Con un “muchas gracias, estamos muy contentos, llamaré a mis amigos georgianos para decírselo” el director recogió un galardón que, en la unánime opinión del respetable, fue ampliamente merecido. 

Además, el jurado quiso hacer una mención especial al actor Andrés Gertrudix, por su sensibilidad a la hora de crear su personaje en la película El idioma imposible. Rodrigo Rodero, el director, recogió el premio en su nombre y quiso agradecer “a toda la gente del festival y el público, porque la sala estaba llena. Andrés hace un trabajo impresionante, muy arriesgado y con mucha valentía, y me alegro que haya sido premiado; se lo merece”.

Los premios, que iban acompañados de un grabado de la artista asturiana Alicia Jiménez, se sucedieron durante toda la gala. El primer premio de la sección oficial de cortometrajes, dotado con 3.000 euros, fue para Límites: primera persona, de León Simiani, una historia sobre una ruptura y el intento de reconciliación a través del cine. Samuel Martínez, productor del corto, recogió el premio: “León está montando una película que estamos haciendo y quiero dar las gracias en su nombre. Muchas gracias al jurado por premiar este trabajo, muy valiente, contando una historia personal difícil de exponer y muy personal.”

El segundo premio de la sección oficial de cortometrajes, dotado con 1.500 euros, fue para Qué divertido, de Natalia Mateo, una historia de un padre y un hijo que, en la realidad, lo es de la más misma directora. En su dedicatoria no se pudo olvidar de él: “estoy muy agradecida al festival. Es el primer corto que dirijo sola, estaba muy asustada y nerviosa y ahora mismo sigo así” y mientras dedicaba una mirada a su hijo añadió:  “cariño, esto es de los dos”.

El premio de la sección oficial PNR fue para Todos los trenes van a París, del director Carlos Ceacero. El premio lo recogió la actriz del corto Irene Aguilar: “para una persona que empieza en algo que le gusta, que es su primer proyecto y que es premiado es algo my emocionante y que agradezco muchísimo. Me voy a poner a llorar y no sé si me apetece… Es un corto que se hizo con muchísimo cariño y entrega”.

El premio del público, dotado con 1000 euros, fue para Hueles a Fudrón, de Jesús Monroy, que se mostró encantado de haber contado con el favor de la platea: “gracias al FCM, a la plataforma por proyectarnos todos los meses aquí y en la filmoteca. Gracias a este festival que es diferente y necesario, y muchas gracias por el honor de proyectar nuestro trabajo con todos los largos y cortos y también con los trabajos de Luciano Berriatúa”.