Noticias

- 25-01-2011 | Nereida López Vidales
Alex de la Iglesia podría dimitir tras los Goya

Alez de la Iglesia

El director de la Academia de Cine, Álex de la Iglesia, anuncia su intención de dimitir, tras la gala de los Premios Goya, por su desacuerto total con el texto que ayer pactaron PSOE, PP y CiU para sacar adelante la ‘Ley Sinde’.

Mientras los políticos se congratulan por el acuerdo alcanzado para modificar esta normativa, el sector audiovisual critica un pacto que puede poner en peligro los derechos de los productores. Por tanto, de las asociaciones de internautas, el nuevo texto también se ve con recelo, por lo que la regulación impulsada por la ministra Ángeles González-Sinde parece no convencer a nadie.

El pacto entre PP, CiU y PSOE ha introducido modificaciones como la judicialización ordinaria, no exprés como se pretendía en un primer momento, del proceso para suspender páginas web que amparen la descarga ilegal de contenidos.

El presidente de la Academia de Cine ha calificado la nueva legislación de “auténtico desastre. Lo hemos intentado y no ha habido respuesta. Cero. Han pactado una ley que no conviene a nadie. ¿Dos intervenciones judiciales? Desastre. El PP ha enfangado una cosa de por si enfangada. Qué desastre”.

Igual de decepcionado está Víctor Domingo, presidente de la Asociación de Internautas. “Si realmente hay garantía judiciales no se entiende para qué necesitamos una comisión”, ha añadido. Domingo ha asegurado que no responde a “intereses concretos, ni de los creadores ni de los internautas”. Para los internautas, esta normativa no soluciona nada.

Por su parte, la ministra ha aclarado que “los usuarios tienen que estar tranquilos porque no se les perseguirá”.

En una Tribuna publicada hoy por El País, Álex de la Iglesia asegura que “tenemos instalado el chip de la intransigencia desde hace tiempo. Hablé de ello en mi última película. La única manera de arrancárnoslo es mirar a la cara a la gente y decir lo que piensas con el convencimiento de que puede no ser cierto, que puedes estar diciendo o haciendo una tontería. No voy a dejar de discutir, pero francamente, prefiero hacerlo como director que como presidente. Lo coherente es dejarlo. Acabaré lo que he empezado, eso sí, no quiero decepcionar a los compañeros de profesión, y prometo no empañar la ceremonia con este asunto. Quiero que sea la fiesta que todos esperamos. El debate continuará, pero en un lugar adecuado. Después de la gala, dimito como presidente. Seguiré siendo miembro de la Academia, discutiendo y metiendo la pata como siempre, pero como director de cine, que es lo mío”.

vía: www.panoramaaudiovisual.com