Noticias

- 10-01-2011 | Nereida López Vidales
2011: el despegue definitivo de la radio digital

Radio Digital

La radio digital terrestre, más allá del principal avance tecnológico desde la llegada de la FM estéreo, está llamada a revolucionar la forma en la que oyentes y emisoras se interrelacionan presentando una interesante combinación de beneficios y oportunidades. Sin embargo, su adopción está siendo mucho más lenta de lo esperado aunque este 2011 puede representar una nueva oportunidad para su despegue definitivo.

Actualmente existen varios sistemas de radiodifusión digital conocidos con repercusión a nivel mundial IBOC (In-band On-channel), DMB (Digital Multimedia Broadcasting, DAB/DAB+/T-DMB) y DRM (Digital Radio Mondiale).

Junto a estos modelos, en los últimos años han surgido soluciones híbridas entre broadcast y banda ancha con el caso de RadioDNS e IMDA como los dos principales ejemplos de este híbrido de tecnologías complementarias. La convergencia digital está, sin duda, replanteando en los últimos tiempos la la distribución sonora, partiendo de un valor añadido para la radio digital sacando el máximo partido a la tecnología actual.

La creciente necesidad de desarrollar un sistema digital de radiodifusión hizo que diversas empresas, con el final del siglo XX, principios del siglo XXI, se lanzaran a la búsqueda de un sistema que pudiera ser útil y rentable, basándose en distintas filosofías de creación. Mientras que Europa iniciaba sus estudios mediante el proyecto Eureka 147, tratando de ganar calidad, Estados Unidos, mediante la empresa Ibiquity, buscaba un sistema muy adaptativo que permitiera un cambio gradual de los receptores, el IBOC.

Mientras que el IBOC se está implantando con relativa facilidad, principalmente en Estados Unidos, en Europa la situación es algo distinta. El sistema DAB se está adoptando de forma más lenta y con evidentes dificultades en algunos países desistiendo en algunos casos de su implantación con una evolución hacia el nuevo DAB+ como alternativa.

La principal ventaja de los estándares bajo DMB es que se basan en un canal múltiple que permite una gran escalabilidad (según la composición del múltiple), un bajo coste por programa. El inconveniente es que presentan una arquitectura más compleja y una alta ineficiencia para un único programa.

En cuanto al DRM, en este caso se trata de una emisión monoprograma por canal, con la ventaja de que cada radiodifusor es independiente (no tiene que compartir un múltiplex). EL DRM ha demostrado una alta utilidad en coberturas locales de un único programa, aunque su escalabilidad resulta limitada.

Despliegue en Europa

Uno de los países que, sin duda, más se ha comprometido con el desarrollo de la radio digital es Reino Unido. El Gobierno de Londres prevé un apagón de la señal analógica, en un proceso similar a la televisión analógica, para 2015 momento en el que el 50% de la población ya escuchará radio en digital. En este momento, la audiencia de la radio digital en Reino Unido es del 24%, procediendo un 15% de emisiones DAB.

Noruega también prevé un apagón analógico de la FM en cuando la audiencia alcance el 50% (actualmente es del 20%). La cobertura alcanza ya el 80%, rozando el 100% en seis años.
Dinamarca ha implementado el DAB con una red que ofrece un 90% de cobertura y cuenta con una penetración del 35%. Un caso similar lo encontramos en Suecia, donde el gobierno está impulsando el DAB+ para radios comerciales, y en Suiza donde ya disponen de una red DAB/DAB+ con cobertura del 93% de la población (penetración de un 10%).

Este año será clave para el despliegue de la radio digital en dos mercados tan importantes como Francia y Alemania. Francia ha aprobado una ley por la que a partir de septiembre de 2013 todos los receptores de radio deberán ser digitales, incluyendo las de los automóviles. Recientemente, tres demarcaciones (París, Marsella-Aix y Niza-Cannes) han iniciado emisiones regulares en digital. En cuanto a Alemania, a lo largo de este 2011 se prevé el despliegue de la primera red nacional de radio digital.

Fracaso en España

Resulta curioso comprobar cómo el año pasado expiraban las primeras licencias de radio digital, cuya concesión tanta polémica habían levantado diez años antes, teniendo como resultado un rotundo fracaso de la radiodifusión digital.

La primera versión del estándar digital data de 1995, iniciándose las primeras pruebas dos años más tarde. En 1997, el Plan Técnico de la Radio Digital establecía los condicionantes técnicos de este nuevo servicio que iniciaba sus emisiones en el año 2000 llegando a la mitad de la población con un total de tres múltiplex.

La total ausencia de medidas políticas de apoyo a la migración de parque de receptores, con especial atención a los receptores en automóviles, podría estar detrás de este sonoro fracaso.

Este 2011 será una nueva oportunidad para el despegue definitivo de la radio digital ya que está previsto que se lleve a cabo el Plan de Digitalización Integral de la Radio, según estableció la Ley General de la Comunicación Audiovisual. Esperemos que esta ocasión, al igual que ha ocurrido con en apagón televisivo, se impliquen todos los agentes del sector broadcast y de electrónica de consumo.

vía: www.panoramaaudiovisual.com