Artículos

- 31-10-2011 | Nereida López Vidales
Televisión híbrida, hacia otra forma de consumo en televisión

Pere Vila, Director de Planificación e Innovación Tecnológica del grupo RTVE, analiza en esta Tribuna (publicada en www.panoramaaudiovisual.com) uno de los temas de más actualidad en el sector: la televisión híbrida. Todo un mundo apasionante que abrirá, sin duda, nuevas formas de consumo e interacción con el espectador.

La aparición de los nuevos televisores híbridos, capaces de compaginar la recepción tradicional (terrestre o por satélite) con el acceso a contenidos a través de la red, abre sin duda un nuevo escenario en el complejo universo de la distribución de los contenidos audiovisuales. Los cambios que veremos en el sector fruto de la irrupción de esta nueva tecnología serán, en mi opinión, más lentos de los que prevén los “gurús tradicionales” pero de mucho más calado de lo esperado.

La televisión híbrida nos permitirá avanzar, entre otros, en tres campos: el acceso a los contenidos en red directamente desde el televisor, la introducción de nuevos servicios de carácter interactivo y una mejora en la relación entre los broadcasters y nuestra audiencia (manera de presentar contenidos y ofertas de contenidos/servicios complementarios a través de red).

Es muy importante, cuando hablamos del televisor híbrido, diferenciar la manera con la que establecemos esta conexión con la red desde nuestro receptor. Los fabricantes de receptores han lanzado en un primer momento un tipo de conectividad orientada a sites vinculados a dichos fabricantes. En estos sites se ofrece a través de una navegación guiada, personalizada fabricante a fabricante, acceso a contenidos y servicios.

Para nosotros, los broadcasters, este tipo de navegación supone un hándicap importante en tres aspectos: en primer lugar porque cuando el espectador decide pasar a conectarse a red, discontinúa la relación directa con la cadena que estaba viendo, pasa a un nuevo entorno, que no tiene relación/vinculación con la cadena que se estaba sintonizando, y que es competencia. En segundo lugar porque perdemos la relación directa con el espectador; si queremos “interactuar” con él necesitaremos plantearlo a través del site del fabricante. En tercer lugar porque si situamos nuestros contenidos en el mencionado site del fabricante, estos pasan a ser parte “poco diferenciada” de un universo de contenidos mucho más amplio del de la TDT y en el que la navegación guiada puede no publicitarnos, o publicitar contenidos competencia directa del nuestro.

Es por estos hándicaps que diferentes broadcasters europeos estamos trabajando para la adopción de parte del sector, de un nuevo estándar de conexión de los receptores a la red. Este nuevo estándar denominado HbbTV, complementario de los presentados por los diferentes fabricantes, se basa en la idea de cuando el espectador decide conectarse, el navegador le dirige a la página que le está indicando el mismo canal de TV que está viendo en este momento. Esta idea básica se complementa sobre el trabajo sobre un estándar único para todos los fabricantes, basado entre otros en C-HTML (Compact HyperText Markup Language) y sobre el aprovechamiento de las posibilidades del actual DVB.

Nuestro objetivo en este caso es que cuando un espectador que nos está sintonizando decide conectarse con el televisor a la red, siga manteniendose dentro de nuestro mismo entorno, en unas páginas que le sugerimos desde RTVE a partir de los contenidos que estamos emitiendo en ese momento. Se trata de poder ofrecer a nuestra audiencia contenidos y servicios complementarios de lo que están viendo en ese instante.

El trabajo sobre esta base; colaboración entre broadcasters, fabricantes y operadores, sobre un mismo estándar común, basado en tecnología existentes, dará una mayor agilidad a todo el proceso de implantación de la televisión conectada.

La experiencia de RTVE

El pasado mes de julio RTVE puso en marcha el primer portal HbbTV, una experiencia de un piloto fundamentalmente técnico con la que hemos querido abordar la parte tecnológica del conjunto. Para ello, nos reunimos con operadores y con los fabricantes de televisores para hablar sobre temas técnicos y establecer un mínimo network que nos permita intercambiar información con agilidad. Ahora lo que estamos haciendo es sobre la base de nuestros contenidos a la carta, elaborar unas pantallas, basadas en CHTML, programarlas y ver el resultado. Creo que esta primera experiencia piloto en HbbTV resulta muy interesante para RTVE, que cuenta ya con grandes profesionales en Interactivos expertos en poner unos contenidos en un contenedor y publicarlos en diferentes formatos o plataformas (Android, iPod, iPad, iPhone…).

Esto nos permite ir experimentando con esta nueva plataforma en una situación en la que, como hay muy pocos receptores en el mercado, podemos realizar pruebas sin tener encima el ‘pressing’ del tiempo. Además, queríamos hacer pruebas técnicas en profundidad, pues hay varias cosas que nos preocupan desde este punto de vista: saber si podremos hacer streaming adaptativo, quien lo va a soportar, profundizar en las diferencias entre modelos/fabricantes, en este sentido comentar que en cierta manera el televisor conectado tiene similitudes con los navegadores de Internet, y no todos los navegadores se comportan de la misma forma delante de una misma aplicación. Temas de sincronización de aplicaciones broadacast broadband, temas de picture in picture,…..

En esencia, supone estar en contacto con los fabricantes, trastear las pantallas, los gráficos, cómo va la programación con CHTML y luego ver las diferentes posibilidades. Así vemos por ejemplo que sería muy interesante que, de manera automática, cuando un espectador se conecte, el televisor éste nos indicara al sitio donde se ha conectado (geolocalización) y qué tipo de televisor es, para poder así personalizar la señal y tener información sobre la capacidad de streaming de cara a ofrecerle la mejor resolución.

No obstante, en el tema del televisor conectado aunque la parte técnica es importante, no es lo más importante, sino que hay otros temas de mayor entidad vinculados al contenido y al modelo. Así por ejemplo habrá que definir cómo se considera el televisor conectado, si realmente es televisión o es Internet. Cuando el espectador está viendo una emisión on-air, es televisión, pero en el primer click, ¿es televisión o es Internet?. No es un tema baladí, pues si el primer click es televisión, quiere decir que se le tiene que aplicar la reglamentación de televisión (comercial, protección, accesibilidad,….). Aunque puede llegar un momento en que se hace evidente que estás navegando por Internet y tienes que conceptualizarlo como tal, la frontera es difusa.

Otro tema importante que creo que tendrá que trabajarse es el de la primera pantalla que te encuentras al pasar de TV a internet y salir del entorno de RTVE. En nuestro caso que estamos realizando parte de la prueba piloto con Telefónica, vemos que esta primera pantalla deberíamos codiseñarla, introduciendo elementos que permitan fácilmente la vuelta al último canal sintonizado, TVE en nuestro caso, y evitando en esta primera pantalla conjunta servicios autocompetencia directa de los nuestra emisión en ese instante.

También hay otras cuestiones en relación, por ejemplo, a los derechos, ¿son derechos para Internet o son derechos de televisión, la geolocalización, la posible aparición de pop-ups durante la emisión de un programa… Existe también un tema económico de fondo relativo a quién paga el transporte y como debe financiarse.

Finalmente destacar también que habrá que seguir muy de cerca la aparición de nuevos actores como Netflix, Google TV o Apple TV y ver cómo afectará al modelo de negocio … Todo un mundo apasionante que abrirá, sin duda, nuevas formas de consumo e interacción con el espectador.