Artículos

- 14-04-2011 | Nereida López Vidales
Repensar la televisión del futuro

Minority Report

¿Se imaginan un televisor sin mandos? ¿y sin canales? ¿y uno que nos permita oler las recetas que elabora Carlos Arguiñano, por ejemplo, o el perfume que anuncia Dior para estas Navidades? Así describe un reciente estudio de CISCO la televisión del futuro.

Cuando hace unos años se estrenó Minority Report, fueron muchos los espectadores que definieron aquello como ciencia ficción, pero en relativamente poco tiempo, hemos asistido a la implantación de parte de la tecnología que allí se exhibía en algunos ámbitos cercanos al ciudadano: la seguridad, los medios de comunicación, fundaciones, etc. se han atrevido con aquellas avanzadas aplicaciones, aunque ha sido la empresa privada la que más ha apostado por ellas. Pantallas táctiles, aplicaciones virtuales y en 3D, ordenadores en espejos, telefonía móvil en relojes de pulsera … y ahora, según CISCO, el televisor nos acompañará a cualquier sitio: podremos verlo en el baño mientras nos peinamos, podremos conocer el sabor de las recetas que nos recomiendan, cómo huele un perfume e incluso “tocar” un vestido de una tienda virtual.

Se espera que la televisión del futuro funcione a partir de nuestra interacción con ella y con otros miembros conectados mientras visualizamos contenidos, de nuestra propia relación con esos contenidos, de la naturaleza de la pantalla… y será fundamental cómo se produce, se envía y se paga el contenido televisivo.

A partir de ahí, se formulan varias predicciones que, en su opinión, transformarán el concepto de televisión, y se aportan soluciones integradoras de tendencias hasta hoy desarrolladas en un sólo campo para un objetivo concreto.

En primer lugar se hace referencia a la desaparición de canales, creándose una interfaz donde el usuario vea lo que quiera y cuando quiera. Además, la interacción con la televisión será prácticamente natural, a través de gestos (véase evolución de plataformas de videojuegos) o de voz (programas de reconocimiento de voz). Las pantallas se convertirán en soporte multifunción (podrá ofrecer vídeo, videoconferencias, convertirse en elemento decorativo, en espejo, etc.).

Por otra parte, la publicidad se ofrecerá de forma contextualizada, interactiva y tipificada en función de los gustos del usuario. Se activará la interacción social, ya que será posible ver televisión con otros amigos de manera remota, y al mismo tiempo, se podrá interactuar con los contenidos a través de medios sociales. Es posible que la introducción de elementos sensoriales para una mejor experiencia televisiva sea una realidad…

La interactividad proporcionará que la evolución de ciertos productos, como las series de televisión, esté en sintonía con la opinión de la audiencia.

La conclusión del estudio afirma que los cambios tecnológicos, de comportamiento de usuarios y de modelos de negocio acelerarán la evolución de la televisión.

Post: con ayuda de R.B.

vía: http://www.cisco.com/web/about/ac79/index.html