Artículos

- 29-05-2011 | Ocendi
MICROSOFT recupera el tiempo perdido

Hubo un tiempo en el que, en el mercado de los computadores, dominaba el sistema operativo Windows de Microsoft, y los teléfonos móviles más vendidos eran de la compañía finlandesa de telecomunicaciones Nokia. Casi de forma repentina, Google y Apple irrumpieron en ese escenario con Android e iOS y desplazaron de sus respectivos lugares privilegiados a Microsoft y Nokia, que vagaron perdidos ante el nuevo panorama tecnológico de tablets y smartphones que se presentaba.

Nokia había seguido apostando fuerte por el desarrollo del hardware, mientras Apple y Google trabajaban en el desarrollo de sus respectivos softwares. La empresa finlandesa tardó en asimilar que, en el nuevo mercado de smartphones, las viejas reglas no eran válidas y lo verdaderamente importante eran los sistemas operativos y las aplicaciones desarrolladas para nutrir de contenidos a esos sistemas. Aún así, lo intentó con la OVI Tienda de aplicaciones para su sistema operativo Symbian.

La estrategia de Microsoft, fue conseguir alianzas con algunos fabricantes de móviles, para incluir en ellos su Windows Phone, pero para entonces, y a pesar de las buenas valoraciones de los expertos a su sistema operativo, Android e iOS ya tenían su ejército de (friki)seguidores.

A finales de 2010, por primera vez en la historia de la compañía Nokia, un no finlandés ocupaba la dirección de la empresa. Stephen Elop, canadiense, había sido hasta el momento de su fichaje, el máximo responsable de la división de software para empresas de Microsoft. Casualidad o no, a los pocos meses de su llegada al otrora gigante finlandés, Nokia y Microsoft firmaban una alianza para fabricar móviles con el sistema operativo Windows Phone.

Con este matrimonio de principios de 2011, Microsoft y Nokia solucionaban un primer problema, el de incorporar un buen sistema operativo en un hardware de intachable trayectoria. Pero seguía candente el tema de las aplicaciones. Tanto la OVI Tienda, como el Marketplace de Windows Phone 7 quedaban lejos de la App Store de Apple y el Android Market de Google.

 La compra de Skype

Una de las últimas noticias que ha dado Microsoft en los últimos días ha sido la compra de la compañía de llamadas y videoconferencias VoIP, Skype por 8.500 millones de dólares (unos 5.900 millones de euros), que integrará en sus móviles y en las consolas Xbox y Kinect. Bill Gates, a pesar de haber delegado en Steve Ballmer (presidente ejecutivo de Microsoft) hace años las decisiones sobre nuevos negocios, ha reconocido estar detrás de este movimiento estratégico de la compañía que fundó en 1975 junto con Paul Allen.

Algunos consideran desmesurado el precio que ha pagado Microsoft por Skype, y hasta se sospecha que la próxima compra podría ser la adquisición de su reciente socio, Nokia. Ajeno a los rumores, Microsoft sigue trabajando en el desarrollo y mejora de su sistema operativo y en los próximos días estará en el mercado la actualización de Windows Phone 7, que imitando los dulces nombres de las versiones del sistema Android (Cupcake, Donut, Gingerbread…), llevará por nombre “Mango” y contará entre otras mejoras con un navegador más potente y con compatibilidad con HTML5.

Las operadoras de telefonía están viendo seriamente amenazado su terreno, porque los fabricantes ya no se conforman con vender los aparatos, sino que, al igual que ha ocurrido con los nuevos televisores conectados, quieren controlar los contenidos accesibles para los usuarios. ¿Qué más nos espera?