Artículos

- 10-03-2013 | Nereida López Vidales
Mariola Cubells: la tele no ha cambiado y cuando lo ha hecho ha sido para mal

Mariola Cubells

Post by: Juan Carlos Castro, alumno de Periodismo de la UVa.

El tiempo se hace corto con Mariola Cubells. Periodista, escribe en un blog del Huffington Post y analiza televisión en “La Ventana” de la Ser, el programa de Carles Francino. Aunque muchos la conocerán por sus libros entre los que destaca “¡Mírame Tonto! Las Grandes Mentiras de la Tele” un resumen, presentado a modo de escaleta de televisión, sobre su experiencia trabajando para programas que comúnmente denominamos “telebasura”.

En referencia a cuándo escribió “Mírame Tonto”, ¿ha cambiado para algo el panorama televisivo en general?

Ha cambiado para mal. Han mejorado algunas cosas porque ahora hay más parcelitas que hace diez años para hacer buena televisión; pero en general las maneras necias, las formas nefastas de ejercer el periodismo y la comunicación, desde luego, han ido a más. El panorama es más aciago. Las cosas no pintan bien y menos aún con la crisis.

¿Cómo incide la TDT en este panorama, más resquicios para hacer buena televisión o más espacio para la telebasura?

Resquicios muy pocos, la TDT ha sido el gran fiasco audiovisual de los últimos 10 años. No hay nada comparable. Nos prometían una tele interactiva, dinámica, con nuevos contenidos, sorpresas, novedades y espacios específicos que nos iban a hacer la vida más agradable. Sin embargo, la TDT está llena de tele-tienda, de repeticiones, de programas menores… De mucha basurilla y tertulia de ultraderecha con la que no se va a ningún sitio.

Hablando de esas tertulias de ultraderecha que han aumentado con la TDT, ¿era previsible que el formato de televisión que tanto se critica en “Mírame Tonto” se introdujera dentro del debate político?

Sí, la verdad es que cuando escribí “Mírame Tonto”, aún no habían pasado determinadas cosas en el panorama informativo. Lo que hacíamos mal en programas de entretenimiento ha acabado inoculándose en programas informativos de debates, etcétera. Un debate como estos es basura, del mismo modo que lo es el tan denostado Sálvame o Gran Hermano. Estos debates absolutamente escorados, viciados, donde, además, la gente miente, – no se trata de otro punto de vista – son pura y dura telebasura, además, es mucho más peligrosa que la otra porque se vende en un paquete supuestamente solvente.

El periodista que trabaja en un programa de telebasura y quiere salirse, ¿cómo puede hacerlo?

Diciendo que no, levantándote por la mañana un día y preguntándose: “¿De verdad voy a dedicar diez horas al día a seguir el comportamiento de un tipo que es un machista, un homófobo o un lerdo (es lo que hacen los redactores de Gran Hermano)?” “¿De verdad voy a destinar mi vida a esto?” “¿Esto es lo que quiero por 1200€ al mes?” “¿Si me voy de camarero puedo ganar lo mismo?” Me voy de camarero, esto no es periodismo, esto no es lo que yo quería.

¿El periodista que dice no a este mundo después de haber estado, puede seguir siendo periodista sin que su credibilidad no se vea afectada?

Vamos! ¿qué credibilidad te da este tipo de formato? Ninguna. Por supuesto que tú puedes salir y puedes vivir. La vida, luego te regala cosas. Hay un mundo fuera, es verdad que hace frío y tienes que tener las ideas claras. La vida no se acaba en un programa de televisión que te está haciendo infeliz, sino tienes claro esto es que eres un necio y algo va mal. Puedes hacer lo que quieras, pero no puedes afrontar la vida con miedo.

Desde su papel de crítica de televisión, el otro día escribió en Twitter: “TVE estrena un programa SÚPER NOVEDOSO. Hay una presentadora. Y luego va gente a contar sus cosas, del tema elegido. #lonuncavistovaya”

Me tiene el corazón robado que Televisión Española haya vuelto a poner en antena uno de los programas más antiguos que se recuerdan de la televisión, el de testimonios, además, con la misma presentadora. Me parece alucinante, estoy bastante en contra de ese tipo de formatos aunque vayan de blanco. La televisión pública está para aportar otras miradas y darnos una televisión más fresca, dinámica y un poquito más del siglo XXI. Estamos repitiendo un formato con los mismos mimbres que en el año 90. No aporta nada y si aporta algo, es malo.

Pasando al tema de las televisiones públicas y los EREs, el de Canal Nou, ¿se produjo más por gestión política que por cualquier otro motivo, tal y como escribió en el Huffington?

El ERE fue la consecuencia normal de una nefasta gestión llevada a cabo durante toda la vida de Canal Nou y en el caso de Telemadrid durante los últimos años. Esta gestión ha llevado a hacer insostenible ese tipo de televisión pública que no tiene ni credibilidad, ni audiencia, ni prestigio. Tienen una plantilla sobredimensionada fruto de los profesionales contratados a dedo. Por cierto, qué casualidad que los que se hayan quedado tras ese ERE sean esos profesionales. Se ha echado periodistas con oposición y gran parte de ellos son esos periodistas no maleables y no afines, gente con criterio que evidentemente son molestos para llevar a cabo el tipo de televisión que se quiere. Quiero pensar que no vamos abocados a lo mismo en TVE, donde ya hay indicios de que se avecina un ERE. Que la mala gestión política ha llevado a las televisiones autonómicas a dónde están es incontestable.

¿Se puede utilizar la mala situación de las televisiones públicas para privatizarlas?

Por supuesto, estoy convencida de que esa es la intención de buena parte de los presidentes de algunas comunidades autónomas. El ERE ha sido el primer paso, después se verá que la inviabilidad es continua, Telemadrid en un mes no ha llegado al 4% de audiencia lo que la hace insostenible incluso después de haberse quitado de encima 860 trabajadores. De hecho, ahora que los EREs han sido puestos en cuestión por los tribunales, el Presidente de la Comunidad de Madrid ya lo ha advertido, si le obligan a revocar el ERE y a readmitir a todos, cerrará la tele. No se privatizará porque con la crisis ya se han quedado, incluso, sin amigos con dinero capaces de convertir esos canales en proyectos viables.

Por último, ¿podría analizarnos brevemente el extinto programa Sé Lo Que Hicisteis? ¿Se puede derrotar al “Tomate” con vídeos del “Tomate”?

A mí me parecía un buen formato de televisión que lo aniquiló la presión insoportable que ejercieron las otras cadenas contra el programa y los directivos de La Sexta, que por cuestiones distintas no estuvieron a la altura y no se mantuvieron firmes para defender un programa que era solvente. Yo confío mucho en la ironía y utilizar un vídeo del “Tomate” para analizarlo, desmontarlo y contarle a la gente desde el sarcasmo cómo se hace, por qué se hace y lo que hay detrás de ese vídeo, era perfecto. Era un estilete, un cohete directo a la línea de flotación de cualquier conciencia. Es verdad que duró lo que tenía que durar y creó una escuela que han seguido algunos otros programas. Yo era una gran defensora de utilizar esos vídeos para desmontarlos.

Muchas gracias y espero que sigan apareciendo en televisión datos de audiencia de ésos que “te ponen” … como el 17% de audiencia de Salvados.

Yo también lo espero. Yo también lo espero.

Datos de Audiencia que te ponen: