Artículos

- 19-05-2011 | Ocendi
¿Puede el mercado asumir toda la oferta de canales de la TDT?

veo7

Hace ya más de un año que se produjo el apagón analógico en España, ese proceso que había alborotado la actualidad de la televisión terrestre desde hacía casi 10 años y que debía suponer una transformación en la emisión y recepción de la misma mayor de lo que supuso el advenimiento del color.

La TDT desplazaba a la televisión analógica convencional del 88,1% de los hogares (porcentaje de penetración del televisor según la última oleada del EGM) prometiendo una nueva experiencia para el consumidor gracias al aumento de la calidad técnica y de contenidos, a la variedad de oferta, a la interactividad, a la epg avanzada, a la convergencia multimedia, etc.; mientras que dentro de la industria potenciaba el mercado de los fabricantes, beneficiaría a los anunciantes y aumentarían las ofertas de empleo.

Pero ¿la TDT está cumpliendo sus expectativas?¿Qué está pasando para que cadenas cómo CNN+ cierren y que otras estén haciendo duras regulaciones de personal?

El martes de la semana pasada los confidenciales digitales lanzaban la noticia del cierre de Veo7, cadena de televisión nacional que surgió en el año 2000 a raíz de las primeras concesiones a nuevos radiodifusores digitales y cuyo nacimiento suponía el inicio del proyecto multimedia del grupo Unedisa (anteriormente Recoletos y Unidad Editorial).

La información del cierre fue posteriormente corregida y su magnitud reducida a que “tan sólo” finalizarían los programas informativos y deportivos, previsiblemente a partir del 1 de junio [1].

La decisión se argumentaba como un mero ajuste de programación de verano (aunque en ningún momento se ha hablado de la posibilidad de recuperar estos programas la próxima temporada y a pesar de que otros años estos programas no se han suspendido durante los meses estivales), por la reducción de los ingresos publicitarios (los ingresos publicitarios de los últimos meses han descendido, todos los medios de comunicación se encuentran inmersos en una crisis de financiación publicitaria y el acuerdo por el cual Veo7 emite la publicidad en “pauta única” con Antena 3 Televisión finalizará el próximo 30 de junio, aunque no se debe olvidar que con este acuerdo se preveía aumentar el 500% de los ingresos publicitarios de la cadena con respecto a sus niveles anteriores).

La primera consecuencia directa de la supresión de los programas informativos y deportivos será el drástico recorte de puestos de trabajo en las empresas audiovisuales del grupo Unidad Editorial (Veo Televisión, Unedisa Telecomunicaciones y El Mundo TV) que se supone aliviará los gastos de la cadena. Los trabajadores están a la espera de información exacta del número de despidos y las condiciones, ya que todo ello debe ser negociado anteriormente con la comisión de seguimiento del ERE, en el que hasta el 31 de diciembre se encuentran inmersas todas las empresas del grupo. Por el momento, los empleados han mostrado su preocupación a través de las redes sociales, la creación de un logotipo en contra de los despidos formado por el logo de veo y un crespón negro que muestran los coches de producción y sonoros aplausos a algunos dirigentes de la cadena, como a Ernesto Sainz de Buruaga este lunes [2].

Por otro lado, la dirección parece estar buscando socios, que puedan hacerse cargo de la producción de contenidos pero no se descarta que aporten capital o incluso que puedan hacerse con el control de la cadena. Se habla principalmente de Vértice 360, Mediapro, Antena 3 y Sony Entertainment [3].

La actividad de Veo Televisión ha estado marcada por el desarrollo legislativo en materia de Televisión Digital Terrestre y la implantación de ésta. Los primeros años de Veo Televisión, e inclusive su nacimiento, estuvieron fuertemente marcados por la creación de un ambicioso proyecto televisivo que aunque tuviera naturaleza digital pudiera tener como ventana la recepción analógica en los hogares. Sin embargo, tras una serie de controvertidas decisiones político-administrativas, Veo Televisión recibió en julio de 2005 la negativa por parte de la Administración a emitir en analógico, lo que provocó el planteamiento de un nuevo Plan de Negocio con reducidos recursos en el que la estrategia de contenidos y programación tendría como pilar fundamental la producción propia de carácter informativo y deportivo, basados en las marcas y sinergias con los medios del grupo (El Mundo, Marca, Yo Donna, Expansión, etc.).

El apagón analógico llevado a cabo en abril de 2010 no situó a la cadena en la posición esperada, produciéndose incluso descensos en los niveles de audiencia.

La cadena ha continuado sufriendo este año con la obligación a los operadores que emitían por el múltiplex 66 a abandonar éste y, en el caso de Veo7, a migrar al 69 con el objetivo de liberar aquel para televisión en movilidad. Veo7 ha intentado paliar los efectos del traslado de múltiplex con una costosa emisión simulcast cuyos resultados son cuestionables.

[1] www.intereconomia.com/noticias-gaceta/sociedad/rcs-mediagroup-cierra-veo7-20110510

www.intereconomia.com/noticias-gaceta/sociedad/rcs-mediagroup-cierra-veo7-20110510

[2] www.vanitatis.com/television/2011/trabajadores-veo7-reciben-aplausos-buruaga-20110517-14239.html

[3] www.prnoticias.com/index.php/home/154-el-mundo-unidad-editorial-/10066903-veo-7-busca-un-socio-pero-solo-le-ofrecen-un-acuerdo-de-contenidos-junio-es-clave

www.eleconomista.es/empresas-finanzas/noticias/3070677/05/11/Unidad-Editorial-estudia-traspasar-Veo7-al-canal-AXN-del-grupo-Sony.html